"Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar".

Charles Baudelaire

15.5.09

LOS AMORES DE HERBERT

El recuerdo es una plaga de voces que devora en cortos instantes la sensible existencia de Herbert.


Regresa a su mansión de la calle Rogers un mes después.

La imagen imponente de Eleonora se infiltra todas las noches en su pensamiento; nutre velozmente su insomnio y la decadencia de su conciencia. Al llegar al inmueble la adrenalina recorre su cuerpo provocando la asfixia por momentos, se controla y accede al interior. Su mirada deambula con tristeza, sube las escaleras hasta detenerse con mirada fija en el retrato de Eleonora colgado en el muro, reflexiona, y se sumerge en el recuerdo de aquella noche trágica, donde la voz tenue le susurro: ¡Mátala!.

Se introduce en la recamara, se aproxima hacia la cama y con nervioso tacto recorre las sabanas manchadas de sangre, las toma bruscamente y las acerca a su rostro donde las inhala con fervor; en busca de ese aroma místico de su desnudo y el de la pólvora que siguen fermentándose; donde se colonizo su primer crímen.

Antes de retirarse hurga en unos de los cajones en busca de su directorio, lo encuentra, lo adhiere en su bolsillo junto al revolver.

Se aleja de la mansión, se detiene bajo la débil luz de un farol y hojea el directorio donde aparece la lista de sus amores pasados, se detiene en la primera pagina y en el primer nombre: Amalia Frank, lo observa con delirio por unos instantes, antes de escuchar la voz tenue que le susurra: ¡Mátala!. Cerró el directorio; e inició la caminata hasta perderse en la densa oscuridad. Continuara... JJ.Solana




1 comentario:

Amaia dijo...

Tremendos mecanismos cerebrales que dejan paso a la locura,un barrera casi invisible a la conciencia.Saludos mi querido amigo Gabacho,olalá!

LA RAZA DE MODIGLIANI

COURBET

Famous Nudes

Convulsiones en el rostro de Van Gogh

Dali Contra El Arte

Convulsiones en el rostro de Picasso