"Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar".

Charles Baudelaire

4.3.09

Recuerdo

Busque desesperadamente un espejo, lo encontré empañado por el polvo, el tiempo, y por el recuerdo. Lo limpie con un delicado soplido hasta esparcirlo y notar que mi rostro no podía reflejarse en ninguno de sus ángulos. Quede inmóvil por instantes tratando de comprender lo que acontecía en ese momento. Mi pensamiento me aterro y a la vez maquino la idea que me permitió creer que el espejo había envejecido y por esa causa no podía reflejar mas. No digerí del todo esa reflexión; ni permití que la realidad me doblegara; imaginando con ungustia y placer cada detalle de mi rostro que volvía a reflejarse, a existir con nitidez en el espejo. Pase largo tiempo imaginándome y admirándome; hasta que el espejo se quebró. El tiempo recorría su ultima ronda esperando que yo me diera cuenta que ya había muerto.



4 comentarios:

Gizela dijo...

Muy hermoso, pero muy desalentador y triste.
El alma también es un espejo, que muchas veces esta cubierto de fino polvo de recuerdos y no deja transparencia de nueva vida.
Un abrazo de mañana madrileña
Gizz

Juanma dijo...

¿Por qué fue encontrado ese espejo? ¿Lo buscabas?

El texto es una delicia.

Abrazos.

Gorocca dijo...

Mmmm, qué inmenso placer me ha producido hoy tu lectura, tan lesiva.
Abrazos!

Polvareda dijo...

es muy bello y el blog buen arte por demás ... saludos

LA RAZA DE MODIGLIANI

COURBET

Famous Nudes

Convulsiones en el rostro de Van Gogh

Dali Contra El Arte

Convulsiones en el rostro de Picasso