"Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar".

Charles Baudelaire

25.1.09

āmen

Dichosas mis manos que acarician
el cáliz húmedo de tu cuerpo;
entre sueños que se extienden con apetito,
consagrando nuestros desnudos en el altar.

Tempestad en tu vientre
que dicta el discurso;
donde se extingue la esclavitud,
donde se revela la libertad.

Confesión de pensamientos
entre los deseos condenados que deambulan;
bajo las sabanas sagradas,
esbozando las animas del aliento.

Existente el tacto que recorre con sutileza
la asfixia uniforme de tu desnudo.

Resurrección de la palabra en la mirada;
que hacen existir tus sombras equilibristas
adheridas entre la piel que dormita.

Entre las pupilas se retratan y se gestan
los mandamientos impuros del deseo y del placer.

Culpas que se absuelven en el pensamiento
donde se devela tu retrato en un espejo;
anunciando la exploración.

Nos ocultamos entre símbolos,
entre ecos que se esparcen de los labios
que frecuentan tu quietud.

Discurre la mimica de nuestros cuerpos;
orando entre los besos y cantos santificados.

Castidad en las formas sacrílegas del amor;
donde se deshilan las texturas profundas
de la fe y del instinto.

Sacrificio en las conciencias
que se enfrentan con desvelo al tacto;
bautizando con ademanes pecadores la religión del ser.

Nos envuelve el presente de dolores efímeros,
donde emergen los sexos con gestos exhaustos.

Crucifixión en tu vientre;
durmiente purgatorio de espíritus;
que amanecen en tus parpados que abren
liberando a la mirada .

Entramos al templo,
la misa en las almas se termina;
con la palabra que confiesa
nuestros cuerpos extasiados.

3 comentarios:

Cat's dijo...

que así sea...

a tu salud!

Lycans Laqueus dijo...

Las plegarias se quedan cortas para llegar a según que cielos.

Un lobo on going

Gizela dijo...

Sólo un gran
¡AMEN!!!!!!
Sobran las palabras, unicamente dejo besos.
Gizz

LA RAZA DE MODIGLIANI

COURBET

Famous Nudes

Convulsiones en el rostro de Van Gogh

Dali Contra El Arte

Convulsiones en el rostro de Picasso