"Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar".

Charles Baudelaire

29.8.08

CONSEJOS

Despierto dominado por voces extrañas que me consumen.

Me levanto agitado por raros sonidos, diálogos y pensamientos borrosos, me siento a ras de la cama y trato de despertarme por completo de esta pesadilla que me impregna de miedo, y frío, hasta descontrolarme.
Me sumerjo en el cansancio y me pierdo profundamente en una voz desconocida.

Me dirijo al armario, abro el primer cajón y tomo el revólver envuelto en un pañuelo negro, extiendo el pañuelo en mi mano derecha que tiembla, lo desato sin precisión, emergiendo el brillo del metal al entrar en contacto con el destello lunar, simulando una sonrisa, un reflejo que se delata entre la oscuridad fermentada tras el ventanal. Aseguro el arma entre mis dedos tullidos por el invierno, el frío del revolver me exalta los nervios que despiertan mi tacto fundido fuertemente entre la culata y el tambor, que se injertan entre mis manos desconocidas que transpiran, tiemblan, esperando la señal.

Salgo de la recamara con pasos que se sumergen en la madera, recorro un largo pasillo con escasas luces que deforman mi sombra entre los muros, me detengo aterrado, no comprendo la situación, una fuerza interna me guía, me controla.

Observo y localizo en silencio el punto del encuentro, el sitio donde se llevara a cabo el impacto.

Mi mente dormita en el suicidio; en esa idea magnética que lentamente me destruye, asfixiando mi realidad.

Llego al lugar, mis pulsaciones discurren anunciando la tragedia. Elevo lentamente las manos en desequilibrio y observo fijamente como el revólver se desplaza entre mis ojos sin orbita, fijos en el abismo, en la hipnótica voz desconocida que me condena, me tortura, e insiste en terminar el proceso hacia la inmortalidad.

Respiro mi aliento agitado, mi boca reseca trata de acallar las voces que se repiten constantemente. La desesperación desemboca en mi mente, en mi cuerpo frágil e indefenso que transpira y, en donde se percibe un inquilino que vence mis defensas, encarnando los demonios en mi existencia.

En los escasos momentos de lucidez, la razón me regresa presentando un escenario doloroso, de sueños suicidas que intento desprender de mi ser.

La voz regresa más intensa, se escurre entre mis oídos, daña nuevamente mi tranquilidad.

El silencio se extiende, el temor vence mis sentidos, quedo estático, frente a frente conmigo mismo, el eco sigiloso sigue la corriente de la voz que nuevamente me seduce, instantes después tiro del gatillo, el silencio es desplazado por un fuerte estruendo, el olor a pólvora se libera en toda la sala, el espejo se quiebra multiplicándose en miles de fragmentos, el cuerpo que se refleja cae rápidamente, se pierde frente a mí, generando un vacío, una ausencia, donde mi imagen no se reflejara jamás. Esta noche he sobrevivido a la voz, y seré libre por instantes, antes de un nuevo reencuentro.

24 comentarios:

Ayshane dijo...

Me alegra poder comentarte.... aveces no tienes activadas las entradas de comentarios....

Lo principal, me ha encantado como has transmitido la desesperación del protagonista, la influencia de la voz susurrante.... me ha llevado en vilo hasta el final....

Enhorabuena....

besitos y por favor, sigue con la historia o con otras como ésta... son geniales....

Fragmentos de Luna dijo...

hubo momento en que me identifique con el protagonista.. en sud esesperacion.. el silencio que lo rodeaba mientras iba hacia ese camino sin marcha atras.. una vez lo intente.. pero despues de tomar las pastillas fui cobarde o recapacite no lo se.. solo se que hoy te escribo aqui.. me gusto mucho tu post

besos

Aïcha dijo...

El tono desesperante de la historia, el asustado temor del protagonista y el silencio de la noche roto por esa voz consigue erizar el vello.
Preciosa composición.
saludos

mangeles dijo...

Siempe se pregunta uno que lleva realmente a alguien a suicidarse...como puede tenerse el valor de llegar hasta el final...tú has expresado perfecamente esa pregunta.

Un beso

Ana dijo...

Hola!
Gracias por pasarte por mi blogg y por el comentario.

Esta entrada de tu blogg, es po demas interesante. me ha gustado mucho.

Te dejo un beso

ciao
Ana

Noche Hermosa dijo...

Jorge..la descripción de este evento es tan precisa que por momentos pienso en que es probable que hayas vivido una situación parecida muy de cerca..

Me despertaste recuerdos muy tristes..lo que me indica que lograste tu objetivo..tu relato me envolvió. Excelente.

Saludos Nocturnos

Sandra dijo...

El suicidio.... , tema interesante,siempre que oigo hablar de ello..me viene a la cabeza...la sensación de fragilidad de los seres que toman esa decisión.. por no poder afrontar las turbulencias de la vida... pero después... sigo pensando ... y contemplo la valentía de apretar ese gatillo...

intersante.. y complicado..., bueno.. simples reflexiones..

Gracias por visitar mi blog... seguiré leyendote.

Besos.

Alimontero dijo...

Hola...me he quedado perpleja- qué real situación, logras, con tus palabra llevarme hacia el lugar de los hechos... estoy helada, temblorosa aún...y como alguien decia.. creo que debes haber vivido algo parecido... porque la descripción es tal real, tan "magnética"... que yo tbn me siento axfixiada...
Uffff... que bien logras la emoción ...te felicito...(brrrr)

Ali

Manolo Navarro dijo...

Has conseguido meterme dentro de la escena y he llegado a sentir miedo. Felicidades.

Gracias por visitar mi humilde rincón. Un abrazo.

gorocca dijo...

Sólo era el reflejo en el espejo, a la ruleta con uno mismo mejor no jugar,nunca se gana.Un abrazo!Pasaré por aquí los viernes ;)

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Gracias por tu visita a mi blog; espero que vuelvas como yo volveré al tuyo porque me ha encantado.
Saludos

Arkantis dijo...

Muy bueno por momentos me sentia yo desesperada...
besitos y feliz finde

Xío dijo...

Supongo que todos hemos vivido un horroroso despertar tras una tragedia que luego ha desembocado en pesadillas... y hemos imaginado alguna vez cómo sería despojarnos de nuestro cuerpo cancerbero.

Buen texto.

Un abrazo!

Dr. Will dijo...

Hey Adoro el trabajo de Dalí muy buena selección de arte ah! saludos y ya estas linkeado! te sigo leyendo!

alfaro dijo...

La voz sobrevive siempre.

Uffor dijo...

Chales... que extrmo...

Que extremo


Nos leemos pronto

Gizela dijo...

Gracias por la visita que me otorga el atrevimiento de entrar a leer aquí, en este blog.
Muy bello.
Pasé por el articulo que recomienda leer. Muy buen artículo. La profundidad del creador, sus frases, su filosofía de vida, convierten letras periodísticas en arte también.

Su narración, debe ser muy buena, aun cuando no tengo mucha experiencia en el ámbito literario..
..pero me llevo paso a paso, incremento mi respiración y centímetros de piel erizada,así que pienso, cumplió con la finalidad de toda excelente narración.
Fue un verdadero placer pasar por aquí, espero tener oportunidad de seguir visitando y seguir leyéndolo.
Saludos y feliz domingo
Gizz

CORNELIVS dijo...

Devuelvo tu amable visita a mi blog.

En breve pienso hacer un extenso recorrido por tu blog.

Estaremos en contacto. UN SALUDO

Dr. Will dijo...

Mucha arte en tu blog! gracias por pasar por el mío! estás en mis links!

Soboro dijo...

Buen relato!

mangeles dijo...

Hemos cambiado de poeta y de frase...esta es muy bonita.

Y veamos el laberinto:

" El color femenino se filtra en la superficie nocturna,

...o, se filtra el color femenino, en la superfice nocturna...

o, se filtra en la superficie nocturna, el color femenino (me quedo con este).

Besos (me encanta tú blog)

alvaro Locx dijo...

hola pues un placer asistir a tu blog, me parece muy interesa lo que dices y como lo dices.

un abrazo.

Cemanaca dijo...

Emocionante y lleno de suspense, tienes una imaginación de película.

Saludos conversos.

Alicia Kinomoto dijo...

Excelente tu blog, exquisito laberinto del arte, un hallazgo!
Felicitaciones.
Alicia

LA RAZA DE MODIGLIANI

COURBET

Famous Nudes

Convulsiones en el rostro de Van Gogh

Dali Contra El Arte

Convulsiones en el rostro de Picasso